• 23 marzo 2021
  • Los activos intangibles claves en la redefinición de las estrategias de futuro de nuestras empresas

La actual situación de alta incertidumbre y transformación empresarial y social, refuerza una afirmación clave, aquellas compañías que sepan gestionar sus activos intangibles, serán capaces de generar valor a medio y largo plazo para sus clientes, empleados, accionistas y para la sociedad en general.

Estrategias de diferenciación de Valor

Nos encontramos ante la oportunidad única de transformarnos a través del Programa Next Generation EU, de hacernos más resilientes, “salir fortalecidos de esta crisis”, para ello es indispensable fomentar estrategias de diferenciación en Valor frente a aquella dirigidas a abaratar costes de fabricación de productos estandarizados. Hay que incentivar el desarrollo de actuaciones que generen ventajas competitivas como: diseño, innovación, calidad, servicios personalizados, … que nos permitan incrementar el valor de nuestros productos. Donde el conocimiento, cobre una mayor relevancia sobre el capital físico, intangible vs. tangible.

Estos activos se perciben como algo «no real”, «no realizable», al tratarse de algo no físico, debemos avanzar en su consideración, como un activo valioso que debemos documentar y gestionar debidamente, de ello dependerá en gran medida el ganar o perder drivers claves de valor para las empresas hoy, pero sobre todo para nuestro futuro.

¿Qué es un activo intangible?

El término activo intangible engloba los bienes, derechos y otros recursos controlados económicamente por la empresa, resultante de sucesos pasados, de los que se espera que la empresa obtenga beneficios o rendimientos económicos en el futuro. Las características comunes de estos activos son entre otras: su naturaleza no física aunque documentable, identificables por separado, capacidad de ser transferidos, protegidos legalmente y producir beneficio, valorándose inicialmente por su coste o precio de adquisición.

En la gran mayoría de las empresas sus activos intangibles no están identificados como tales, pues no se encuentran soportados técnicamente, ni valorados económicamente, sin contar con una política de protección de estos, encontrándose, pues, diluidos en el día a día de la operativa de la sociedad, lo cual conlleva a la pérdida de beneficios, principalmente, económicos, pero, también, sociales y corporativos derivados de su explotación.

La importancia de su detección y gestión

Por este motivo, es vital que las compañías dispongan de una adecuada estrategia de gestión de sus intangibles que permita su identificación y detección, consiguiendo que afloren y, con ello, abandonen el cajón de “actividades rutinarias” y adopten la posición que realmente merecen como generadores de valor.

Para dar solución a esta situación y como punto de partida, es necesario realizar una fase de detección consistente en un exhaustivo análisis técnico, es decir, un estudio profundo y completo tanto de los procesos de producción como de los productos de la empresa. A partir de este estudio se logra detectar aquellos resultados más novedosos que son fruto de la aplicación de nuevo conocimiento, el cual se ha generado gracias a la realización de diferentes actividades innovadoras.

Tras la detección de los intangibles, es crucial valorar su importancia con respecto al core tecnológico de la compañía y su robustez frente al estado de la técnica, para poder determinar la estrategia de protección más adecuada para cada uno de ellos, pudiendo optar por diferentes fórmulas: protección industrial (patente, modelo de utilidad, dibujo industrial, etc.), protección intelectual como, por ejemplo, programas de ordenador y/o secreto industrial.

Se debe considerar que un mismo activo puede estar soportado por una única fórmula de protección, como podría ser un modelo de utilidad o, incluso, ser el resultado de la combinación de diferentes estrategias de protección (acumulación de protecciones) como, por ejemplo, la alianza de patentes, diseños industriales y/o secreto industrial, hecho que también permite jugar con los tiempos de protección otorgados por cada una de las fórmulas adoptadas.

Un aspecto interesante a considerar es que las protecciones industriales asociadas a los activos intangibles, posean cierto carácter transversal y que, por tanto, sean capaces de trazar el mayor número de resultados de la compañía pudiendo suponer, por tanto, un mayor beneficio económico

Esta crisis ha venido para transformarnos y reinventarnos, estamos rediseñando una nueva hoja de ruta a nivel mundial, europeo, como país y como compañía, debemos redefinir nuestras prioridades, nuestro core, capacidades y debilidades, modelo de negocio, en este proceso la integración de los intangibles es clave para redefinir esta estrategia de negocio a futuro.

 

Rosa Peinado (Responsable técnica proyecto Activos intangibles – INCOTEC) 
Noelia Escobar (Responsable de relaciones institucionales e intangibles – INCOTEC)

  • Suscríbete a nuestra newsletter para estar al día de las últimas novedades en innovación
  • INNOVACIÓN Y CONSULTING TECNOLOGICO, S.L. como responsable del tratamiento tratará tus datos con la finalidad de remitirte nuestra newsletter con novedades comerciales sobre nuestros servicios. Puedes acceder, rectificar y suprimir tus datos, así como ejercer otros derechos consultando la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra Política de Privacidad.

E-mail