50 céntimos en intangibles

50 céntimos en intangibles

Activos Intangibles
presupuesto i+d+i 2018
2019-12-20

Editor

La inversión de un país en I+D genera nuevo conocimiento, no sólo para ampliar el potencial de la tecnología, sino también para poder aprovechar los avances continuos que se producen en los campos de ciencia, tecnología e innovación. Pues la competitividad de un país, no se basa en las inversiones en capital tangible, sino que se centra en la creación y captación de capital intangible, acciones que hacen posible el avance y el desarrollo de la sociedad.

En este sentido, IVIE y la Fundación COTEC han publicado recientemente un informe que nos describe la situación de la economía intangible en España y en las diferentes comunidades autónomas, para el periodo 1995-2016.

En un primer análisis, se estudia la situación de España con respecto a otros ocho países (EEUU, Finlandia, Holanda, Francia, Suecia, Reino Unido, Alemania e Italia), observando como nuestro país muestra el mayor dinamismo en inversión de intangibles del total de territorios analizados, con una tasa de variación media anual de la inversión real en activos intangibles, en el sector privado, igual al 3,8% y ocupando, pues, la primera posición. El motivo de esta situación es que España presentaba una posición más atrasada que el resto de países analizados.

Un aspecto de gran importancia que se extrae de dicho informe es que Finlandia, Francia, EEUU, Suecia, Holanda y Reino Unido, presentan una inversión en activos intangibles superior que la inversión en tangibles, situación que no sucede en España, cuya inversión en intangibles es del 35,2%, lo que hace que ocupe el último lugar del listado. Como  ejemplo, tanto Francia como EEUU dedican casi un 60% de su inversión en intangibles, es decir, por cada euro que invierten en tangibles, 1,40€ es en activos intangibles. A diferencia de España que, aunque se puede apreciar un mayor crecimiento de la inversión en intangibles, existe aún una gran diferencia entre ambos conceptos. En 2016, de cada euro que se invertía en activos tangibles, tan sólo 0,5€ era en intangibles.

Complementariamente, dicho informe analiza la inversión de activos intangibles con respecto al PIB, ocupando España la última posición con un 7,3% en 2015, mientras que Francia y Suecia ocupan las primeras posiciones con un 17,1% y 15,6%, respectivamente.

Como segundo análisis y poniendo el foco en España, al segmentar los activos por su tipología, en relación a la tasa de variación de la inversión real en activos intangibles en el periodo 1995-2015 para los países analizados, ocupamos la primera posición en I+D con un 4,5%, así como en Resto de activos inmateriales con más del 5% y Capital humano específico de la empresa con más del 3%.

Por último, se analiza la situación de la economía de los intangibles en las diferentes comunidades autónomas, mostrando que existe una cierta desigualdad en los diferentes territorios, lo que se debe a las diferencias existentes en el tejido empresarial, dotación de servicios públicos (sanidad y educación), etc.

En 1995, España presentaba una inversión del 24,6% en activos intangibles y del 75,4% en activos tangibles, mientras que en 2015 alcanzó un 34,9% en intangibles y un 65,1% en tangibles. Para esta última anualidad, la Comunidad de Madrid, Cataluña, País Vasco, Principado de Asturias y Comunidad Foral de Navarra superaban los valores de la media nacional.

En base a este detallado estudio podemos concluir que:

  • Durante el periodo analizado, España ha encabezado el dinamismo inversor con una tasa de crecimiento anual del 3,8%, superior a EEUU. Pero, aunque se ha crecido a mayor velocidad, apenas se ha disminuido la brecha con los países avanzados de nuestro entorno.
  • En España, los intangibles crecen más y fluctúan menos que los tangibles, por lo que invertir más en estos activos, además de ofrecer ventajas para la modernización del sistema productivo, contribuye a amortiguar futuras.
  • En cuanto a las comunidades autónomas donde mayor es el peso de los activos intangibles son Madrid, Cataluña, País Vasco, Asturias y Navarra.

En definitiva, aunque los países de nuestro entorno avanzan más rápidamente en el desarrollo de la sociedad del conocimiento, España está haciendo un gran esfuerzo por invertir en intangibles. Prueba de ello es la mejora de su posición durante el periodo 1995-2015, especialmente, en SW, I+D y Capital humano específico; no obstante, aún nos queda un largo camino por recorrer en la economía del intangible.

Rosa Peinado (Resp. Proyectos de la Línea de AAII)

Share this post: